Ozonoterapia y Discolisis

ozonoterapia2La administración de ozono a dosis terapéuticas tiene diversos efectos sobre el organismo, entre los cuales se hallan su efecto antiinflamatorio, desinfectante antibacteriano y antivírico. Se emplea desde hace años en diversas aplicaciones en medicina, y actualmente se dispone de máquinas dispensadoras de ozono de alta precisión.

La  discolisis por ozono, también llamada ozonoterapia intradiscal, consiste en la inyección de gas ozono en el disco intervertebral, ya sea a nivel lumbar, dorsal o cervical. Está indicado en el tratamiento del dolor cuya causa es la degeneración o la fisuración o rotura de uno o más discos intervertebrales, o bien para el tratamiento de las hernias discales.

El procedimiento puede ser ambulatorio y se lleva acabo con sedación endovenosa y anestesia local. Se realiza mediante la inserción de una cánula en el interior del disco intervertebral que deseamos tratar, guiada por imagen radioscópica.

Una vez situada la cánula en el interior del disco, se inyecta un contraste para evidenciar las lesiones existentes en el disco (discografía diagnóstica). Posteriormente se inyecta una cantidad predeterminada de gas ozono. Antes de retirar la cánula se inyecta un antibiótico para prevenir una posible infección.

La administración de ozono carece de efectos secundarios, y solamente puede estar contraindicado en casos de hipertiroidismo y de favismo.